Cuidados para la piel en pacientes oncológicos

Cuidados para la piel en pacientes oncológicos

Sentirse fuerte y no perder la autoestima suelen ser factores fundamentales para plantar cara a cualquier situación adversa. Una de las más duras a la que una persona puede enfrentarse es un tratamiento oncológico y, lamentablemente, cada año se diagnostican 162.000 nuevos casos de cáncer en nuestro país.

Al dolor y al cambio radical que se produce en la vida del paciente y su entorno, se añaden variables que no favorecen el proceso como son la afectación de la piel y los añejos cutáneos. Con la intención de minimizar el impacto en la imagen de los pacientes y que puedan mantener así el ánimo bien arriba, la marca de cosmética española, Germaine de Capuccini, ha preparado un listado de recomendaciones a seguir antes, durante y después del tratamiento.

Cuidados para la piel antes y durante

Antes  de empezar  con un proceso de este tipo, Germaine de Capuccini recomienda tratamientos hidratantes, nutritivos y oxigenantes. A poder ser los que la marca de Alcoy ofrece en cabina de Hydracure, Rojal Jelly o Excel Therapy O2. También es importante nutrir e hidratar profundamente las uñas y evitar la exposición solar y esponjas que puedan dañar la piel o exfoliaciones agresivas.

Una vez que empiece el tratamiento oncológico y siguiendo siempre las directrices marcadas por el médico, es importante seguir tratando la piel con productos específicos hidratantes, usar siempre factores de protección solar elevados y limpiar el rostro en casa dos veces al día. Tan importante es hidratar adecuadamente la piel como evitar cremas despigmentantes, perfumes, exfoliaciones, drenajes linfáticos (salvo indicación del oncólogo), uñas postizas, autobronceadores o maquillar las pestañas.

Después del tratamiento

Acabada la quimioterapia y/o radioterapia, y nuevamente siempre consultando al médico, conviene no realizar ningún tratamiento facial ni corporal intensivo en, al menos, un mes y medio. Es importante que el organismo libere la medicación adecuadamente antes de empezar a tratar nuevamente la piel. Si se han producido daños como alteraciones pigmentarias, éstas pueden resolverse, en el momento oportuno, con tratamientos de luz pulsada.

Lo más importante es tener paciencia, ayudarse de estos consejos y utilizar la belleza como mecanismo de autoestima para superar estas situaciones. Valor y coraje para todo@s los y las luchadoras.

¡Apúntate a nuestra Newsletter!

Compartir